Preparen, apunten, ¡peguen!

Pegamento en spray:

todo lo que hay que saber

¿Necesitas pegar algo fácil y rápido? ¡Lo tienes! El pegamento en spray es un adhesivo ideal para trabajar con metal, plástico, tela, madera y otros materiales. Aprende cuál escoger y cómo aplicarlo siguiendo estos pasos.

¿Qué es el pegamento en spray?

El pegamento en spray es un adhesivo contenido en un envase presurizado que se aplica a una superficie a través de un pulverizador. Al disparar, saldrá una nube vaporosa que creará una capa. Existen muchos tipos de pegamentos en spray que se adaptan perfectamente a tareas de bricolaje. Pero, este pegamento también sirve para hacer reparaciones en muebles, prendas de vestir, decoración, actividades escolares y hasta en proyectos que puedes hacer por tu cuenta.

Además, Loctite ha desarrollado una amplia gama de adhesivos con distintas fórmulas que se adaptan a cada uso. De manera que si necesitas hacer reparaciones específicas, difíciles, con materiales mixtos o en espacios con gran exposición a bajas o altas temperaturas o humedad, echa un vistazo ahora mismo y estarás listo para empezar.

Spray adhesivo: aplicaciones y usos

El spray adhesivo es ideal para muchas tareas. Es el compañero perfecto para proyectos artísticos, de bricolaje, reparación de muebles y electrodomésticos o encolado de pieles y telas, entre otros usos. 

Algunos de estos pegamentos permiten ajustar su posición después de la aplicación. Para saber más, consulta las instrucciones de fabricación. La mayoría de los pegamentos en spray son translúcidos al secar y no se derraman ni arrugan, ideales para uniones invisibles. El secado rápido permite aplicar varias capas sin largas esperas entre una y otra.

Los pegamentos en spray pueden usarse para unir madera, metal, acrílico, gomaespuma, tela, cartón, pieles, corcho, cristal, aluminio, caucho y otros materiales sintéticos. Es importante leer las instrucciones de uso antes de la aplicación para saber si son resistentes a la humedad o a altas temperaturas. 

Para proyectos de precisión o uniones pequeñas y delicadas necesitarás un adhesivo versátil. Super Glue-3 Perfect Pen resiste cargas pesadas y puede utilizarse sobre madera, metal, porcelana, plástico y caucho, entre otros materiales. Su particular formato bolígrafo permite la aplicación gota a gota que evita posibles derrames y suciedades.

Lee las instrucciones y evita complicaciones. Algunos pegamentos en spray no son adecuados para ciertos tipos de plásticos o vinilos.

Pegamento en spray: uno para cada necesidad

Existen adhesivos con distintos niveles de fuerza en el agarre que se adaptan perfectamente a cada proyecto. 

Para tareas de bricolaje y de uso común, bastará con un pegamento en spray universal con acabado prolijo y translúcido que no cambie de color con el paso del tiempo. Además, su máxima resistencia lo convierte en el pegamento en spray ideal para reparaciones en el hogar en superficies livianas que no deban soportar grandes cargas. Se recomienda su uso en interiores ya que la exposición a los rayos UV y a la luz solar podría alterar su coloración. 

¿Necesitas algo más resistente? Si es así, escoge un pegamento de alto rendimiento para uniones fuertes y seguras. Super Glue-3 Líquido Precisión de Loctite funciona en materiales como madera, cerámica, porcelana, metal, caucho, piel, plástico y papel. Cuenta con una boquilla extralarga para trabajos de precisión en lugares de difícil acceso.

Con las mismas características, pero aún más grande y para usos más frecuentes, puedes contar con Super Glue-3 Líquido XXL de Loctite, hecho para interiores y exteriores, capaz de aguantar una exposición a altas temperaturas. Con su fórmula renovada resiste a los golpes, al agua y lavavajillas.

Cómo aplicar pegamento en spray

Usar pegamento en spray es de lo más sencillo, pero requiere algunos cuidados en la preparación de las superficies, la aplicación del producto y la limpieza al finalizar. ¡Nada de qué preocuparse! Aquí tienes unos simples consejos para un sellado resistente. 

  • Prepara el área de trabajo. Escoge un espacio con ventilación y una superficie de apoyo adecuada. Los residuos de pegamento pueden derramarse. Protege la mesa de trabajo y otros objetos cubriéndolos con papel o tela. 

    Asegúrate de que las superficies estén limpias y secas: elimina restos de aceites, ceras o pinturas. Controla el encastre de las piezas antes de colocar el adhesivo y quita partículas y fragmentos de materiales que puedan obstruir el sellado. 
  • Prepara el pegamento. Al aplicar pegamentos en spray asegúrate de hacerlo en un ambiente con temperaturas entre 18 °C y 35 °C. Quita el tapón de protección para que el botón negro quede alineado con la boquilla y permita la salida del pegamento sin obstrucciones. Agita bien el envase antes de usarlo.

Evita inhalaciones y protege tu cara y tus manos con una mascarilla y guantes de látex. No uses guantes de PVC, nitrilo o algodón.

  • Aplica el pegamento en spray. Posiciona el bote recto con la válvula direccionada hacia la superficie que quieres pegar. Aplica una capa uniforme de adhesivo en ambas piezas.

    Asegúrate de que la distancia entre la boquilla del pulverizador y la superficie de aplicación sea de entre 20 y 25 centímetros para evitar acumulaciones de pegamento. Mantén el envase en movimiento para asegurar una aplicación uniforme. Evitar los ángulos ayuda a contener el adhesivo y a garantizar un acabado sin derrames ni desbordes.

    Si quieres ajustar el encastre o la posición de las piezas, aplica solo una fina capa. Si el sellado requiere de más capas, aplícalas velozmente antes de que la primera haya secado por completo. 
  • Une las piezas. El secado y sellado dependerá de las instrucciones de uso, pero se aconseja esperar de 2 a 3 minutos después de la aplicación. Cuando su consistencia sea pegajosa, une delicadamente las piezas y aplica una presión firme. Fija la unión para un sellado más fuerte.

    Este tipo de pegamento seca rápidamente. Si bien la unión sellará en minutos, se aconseja no moverla ni tocarla hasta el día siguiente. 
  • Limpieza y conservación. Finalizada la utilización, invierte el bote y presiona velozmente para limpiar la punta y la válvula. Usa un trapo con aguarrás u otro alcohol mineral para eliminar residuos y seca con un paño limpio. Cubre el bote con el tapón y consérvalo en un lugar seco y seguro a temperatura ambiente.